Futsal Intelectual, Deporte como herramienta para el crecimiento personal de personas con Discapacidad Intelectual 

01.10.2020

POR

  • Daniel Cisternas Vergara
  • Licenciado en educación-Profesor de Educación Física
  • Entrenador de Futsal de Personas con Discapacidad Intelectual 

El deporte es un medio universal por el cual las personas se trazan diferentes objetivos, como mejorar su calidad de vida, de salud, estética o simplemente para salir de su rutina diaria y olvidarse de sus problemas. "A través del deporte se instruye a nuestra sociedad (mundo) como practica privilegiada de lo elementalmente humano, lugar donde las diferencias desaparecen, las personas se reconcilian y el conflicto desaparece" (Gallego, M & Salinas, A).

Así como existen objetivos, también existen valores que se van adquiriendo en la medida que la practica crece, con ello un caso es el Fútbol, si bien es un deporte de colaboración y oposición es una práctica deportiva que traspasa fronteras, une países, comunidades y sociedades. Tiene tal impacto en las personas, interfiere en su bienestar, enseñanza, relaciones sociales, toma de decisiones, autonomía, mejorar el estado emocional de las personas en situación de discapacidad, creando y regulando hábitos, entre otros, entre los beneficios sociales podemos apreciar que se promueven a través del deporte, la socialización, la interacción social, el aprendizaje en equipo, respetar las reglas, la resolución de problemas y control de impulsos. (Jiménez, E. M. M., Rojas, D. G., & Romero, C. S. 2017).

Hablamos de que el Fútbol, es un deporte de unificación que no genera desigualdades, estereotipos y/o discriminación de cualquier índole, un claro ejemplo; es el Futsal Intelectual o Fútbol Sala Intelectual, deporte orientado para personas en situación de discapacidad cognitiva, cuyo reglamento es similar al Fútbol convencional, normalizado por la "Asociación Mundial de Futsal (AMF) y la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA)", pero con adaptaciones en el campo, número de jugadores, entre tiempo (descanso) y tiempo reglamentario de partido. Por el contrario, al Futsal convencional, en el Futsal D.I (Discapacidad Intelectual) se debe tomar en cuenta los niveles de competición, criterios de elegibilidad y adaptaciones según el nivel de juego a partir de las distintas Federaciones que promueven el Fútbol de Salón o Futsal Intelectual.

Países en donde el Futsal D.I es más desarrollado, existen ligas con varias divisiones de equipos, copas y múltiples competiciones que promueven el acceso a este deporte para Atletas con Discapacidad Intelectual, como lo es el caso de la "International Football Committee on Mental Health" (Comité de Fútbol sobre Salud Mental), organismo que se fundó en el año 2013 en conjunto de psiquiatras y trabajadores sociales de la salud de ocho países que se reunieron para firmar la "Declaración de Tokio sobre el deporte para personas con problemas de salud mental", la cual consistía en resguardar y velar por la práctica deportiva para personas con este diagnóstico, creando además la "Dream World Cup" o Copa de los Sueños, la El deporte es un medio universal por el cual las personas se trazan diferentes objetivos, como mejorar su calidad de vida, de salud, estética o simplemente para salir de su rutina diaria y olvidarse de sus problemas. "A través del deporte se instruye a nuestra sociedad (mundo) como practica privilegiada de lo elementalmente humano, lugar donde las diferencias desaparecen, las personas se reconcilian y el conflicto desaparece" (Gallego, M & Salinas, A).

Así como existen objetivos, también existen valores que se van adquiriendo en la medida que la practica crece, con ello un caso es el Fútbol, si bien es un deporte de colaboración y oposición es una práctica deportiva que traspasa fronteras, une países, comunidades y sociedades. Tiene tal impacto en las personas, interfiere en su bienestar, enseñanza, relaciones sociales, toma de decisiones, autonomía, mejorar el estado emocional de las personas en situación de discapacidad, creando y regulando hábitos, entre otros, entre los beneficios sociales podemos apreciar que se promueven a través del deporte, la socialización, la interacción social, el aprendizaje en equipo, respetar las reglas, la resolución de problemas y control de impulsos. (Jiménez, E. M. M., Rojas, D. G., & Romero, C. S. 2017).

Hablamos de que el Fútbol, es un deporte de unificación que no genera desigualdades, estereotipos y/o discriminación de cualquier índole, un claro ejemplo; es el Futsal Intelectual o Fútbol Sala Intelectual, deporte orientado para personas en situación de discapacidad cognitiva, cuyo reglamento es similar al Fútbol convencional, normalizado por la "Asociación Mundial de Futsal (AMF) y la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA)", pero con adaptaciones en el campo, número de jugadores, entre tiempo (descanso) y tiempo reglamentario de partido. Por el contrario, al Futsal convencional, en el Futsal D.I (Discapacidad Intelectual) se debe tomar en cuenta los niveles de competición, criterios de elegibilidad y adaptaciones según el nivel de juego a partir de las distintas Federaciones que promueven el Fútbol de Salón o Futsal Intelectual.

Países en donde el Futsal D.I es más desarrollado, existen ligas con varias divisiones de equipos, copas y múltiples competiciones que promueven el acceso a este deporte para Atletas con Discapacidad Intelectual, como lo es el caso de la "International Football Committee on Mental Health" (Comité de Fútbol sobre Salud Mental), organismo que se fundó en el año 2013 en conjunto de psiquiatras y trabajadores sociales de la salud de ocho países que se reunieron para firmar la "Declaración de Tokio sobre el deporte para personas con problemas de salud mental", la cual consistía en resguardar y velar por la práctica deportiva para personas con este diagnóstico, creando además la "Dream World Cup" o Copa de los Sueños, la cual ha tenido lugar en Japón, Italia y actualmente trabajándose para su próxima edición en Perú, así como también la Down Cup, cita que reúne a diferentes atletas diagnosticados con Síndrome de Down de todo el país en una competición a nivel nacional donde participan equipos de las diferentes zonas de Chile. Y aunque actualmente este deporte no forma parte de los Juegos Paralímpicos se espera que en algún futuro pueda ser considerado uno de ellos.

Tal aceptación e impacto ha generado en la población Chilena este deporte que cada día el Futsal Intelectual va ganando más adeptos, extendiéndose por todo el Territorio Nacional, aumentado el número de deportistas que comienzan con la práctica regular de este deporte, así como las instituciones que se van adhiriendo a esta causa, impulsando la práctica deportiva para Personas en Situación de Discapacidad (PeSD). Un claro ejemplo; es la famosa "Primera Selección Chilena de Futsal" como se llamaban a sí mismos. Un equipo compuesto por Personas con D.I que en el año 2018 se embarcaron a Roma al campeonato nombrado anteriormente (Dream World Cup). Si bien es un caso reciente (no mucho más de dos años) esto implica un progreso y avance en este deporte generando un aumento impulsando además a más personas a practicarlo. No solo organizaciones deportivas han ido en aumento, sino también entidades o redes de apoyos compuestas principalmente por Instituciones, Fundaciones, Corporaciones y Escuelas Especiales, otorgándoles un sentido de pertenencia, una identidad significativa y una motivación por la superación personal.

Sin embargo, no todo se da fácil para los deportistas con discapacidad, ha sido una lucha constante contra la desigualdad y por sobre todo hacia la posibilidad de acceder a las mismas oportunidades que posee un deportista convencional, ya sea desde el punto de vista de recursos materiales o infraestructura para la óptima realización deportiva. Según el "Estudio personas en situación de discapacidad y la práctica del deporte competitivo en Chile" publicado en diciembre de 2016, un 64,5% de personas encuestadas entrena en gimnasios o polideportivos y un 54,6% en recintos administrados por municipalidades, respecto al equipamiento un 75,2% de los deportistas señalan contar con todo o la gran mayoría del equipamiento necesario, y los financiamientos ya sean por parte pública o privada tienden a focalizarse en las disciplinas individuales por sobre las colectivas (Santiago) como lo es el caso del Futsal D.I un deporte colectivo.

Los deportistas de cualquier índole requieren del apoyo de sus círculos cercanos para superar distintas adversidades, altibajos, obstáculos personales o desarrollo deportivo, principalmente los deportistas con discapacidad intelectual requieren el apoyo de sus pilares fundamentales quienes son compuestas por familias, amigos, parejas, entre otras. "La familia muestra un apoyo constante y fundamental en la practica deportiva en uno de sus miembros familiares con discapacidad, siendo un pilar importante y fundamental en la vida deportiva y personal" como se cita en Rodríguez Martín, L. M. (2016). Permitiendo que la persona se desenvuelva con mayor facilidad entregándole distintas herramientas para dar lo mejor de sí en variados ámbitos no solo en temas deportivos, sino en su vida cotidiana general.

Todo lo mencionado anteriormente nos lleva a que las actividades físico-deportivas se insertan en la sociedad como un régimen sociocultural que va evolucionando y rompiendo paradigmas que antes se articulaban con los estigmas que se tenían referente a las personas en situación de discapacidad en relación con la realización de algún deporte, cambiando el entendimiento de limitación por oportunidades. De esta manera, la actividad física inclusiva sería la filosofía y practica que asegura que todos los individuos, independientemente de su edad y habilidad, tienen igualdad de oportunidades de practicar actividad física (Kasser, y Little, 2009).